Calorías ocultas en las bebidas

En general,  nos ocupamos y nos preocupamos bastante de las calorías que contienen los alimentos de nuestra dieta, sin embargo, muy pocas veces prestamos atención a lo que tomamos. ¡Calorías ocultas!

CALORÍAS POR BEBIDAS


  • El alcohol, que aporta calorías vacías, tiene mucha incidencia a la hora de ganar peso. El hígado trabaja fuertemente para eliminarlo, con esto, las grasas consumidas en simultáneo (picadas fritas por ejemplo) no pueden eliminarse. ¡Se almacenan! Por otro lado, las bebidas alcohólicas estimulan el apetito y aumentan el deseo de consumir más alimentos grasosos y consistentes.
  • Jugos naturales, sin azúcar agregada. Desde el punto de vista nutricional, aprovechamos más comiendo la fruta que bebiéndola. ¿Por qué? La fruta contiene fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y energía (calorías) que se aprovechan cuando las ingerimos enteras. Sin embargo, al jugo de frutas exprimido le quedan únicamente las calorías y unas pocas vitaminas.
  • Los jugos envasados, considerados por la mayoría como saludables, contienen la misma cantidad de azúcar que las gaseosas, unas 3 a 4 cucharadas por vaso, los diferencia únicamente el gas.
  • Las gaseosas, consideradas como las principales responsables de la epidemia de la obesidad en el mundo.
  • Las bebidas isotónicas para deportistas contienen minerales y azúcares que permiten una reposición rápida frente a la deshidratación, sobretodo luego de ejercicios muy intensos, como una competencia o en una carrera. El problema con ellas es cuando las usamos luego de una caminata o un paseo en bici. Con una botellita recuperamos las calorías quemadas en el ejercicio.
  • ¿Y los energizantes? Contienen cafeína, azúcar y conservantes. Cuando los combinamos con bebidas alcohólicas, a parte de potenciar un efecto nocivo para el corazón, incrementamos el tenor calórico, es casi como comerse un postre.




¿ENTONCES, QUÉ TOMAMOS?

Si la comida es liviana, una ensalada, pollo o pescado, podemos elegir un jugo de frutas, sin azúcar, de esta manera completamos las calorías y los nutrientes del plato. Ahora bien, si pedimos un lomito con papas o una pasta conviene elegir una bebida sin calorías, agua, soda o gaseosas dietéticas, justamente para no agregar más calorías a un plato consistente.
Los más saludable siempre será el agua o el agua con gas. Si preferimos algo dulce, bebidas free o zero. 
Hay que resaltar que tomando un vaso de agua o una bebida gasificada, 20 minutos antes de comer, logramos saciedad rápidamente. Además, beber agua con las comidas, facilita la digestión.
WhatsApp chat