Alimentos funcionales
Los alimentos funcionales son aquellos que afectan, de forma beneficiosa, a una o a varias funciones del organismo, proporcionándonos un mejor estado de salud.

Además, está demostrado científicamente, que estos alimentos ejercen un papel preventivo reduciendo los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades.

En las últimas décadas, nuestros hábitos dietéticos han variado. Ya no se trata únicamente de que reduzcamos los alimentos cuyo exceso puede ser perjudicial para nuestra salud, sino de buscar aquellos que tengan beneficios saludables y nos ayuden a retrasar la aparición de algunas enfermedades.

Pueden formar parte de la dieta de cualquier persona, además están especialmente indicados en aquel grupo de población cuyas necesidades nutricionales sean especiales:

• Embarazadas y niños
Estados carenciales
Intolerancia a determinados alimentos
Personas con riesgos a determinadas enfermedades (cardiovasculares, gastrointestinales, osteoporosis, diabetes, etc.)
Personas mayores 

A los alimentos funcionales podemos encontrarlos de forma natural o procesada, algunos ejemplos son:

NATURAL: Algunos de los alimentos de consumo habitual que contienen componentes beneficiosos para la salud son tomates, brócoli, zanahorias, ajo, té, pescados grasos como salmón, sardina y atún

PROCESADOS: Productos lácteos fermentados y enriquecidos, vino, cereales fortificados.


“Si nuestra dieta es variada y equilibrada, es funcional”

WhatsApp chat